¿Cuándo fue considerado el piragüismo como deporte?

El piragüismo, venerado como uno de los deportes náuticos más cautivadores, se erige como una actividad versátil que encuentra su hogar tanto en las serenas aguas de embalses y lagos como en los turbulentos rápidos de ríos salvajes o las olas del mar. Aunque en sus orígenes las piraguas desempeñaban un papel funcional en el transporte, la caza y la pesca, en la actualidad han evolucionado hacia una práctica deportiva accesible para todos, exigiendo únicamente poseer una embarcación y un remo para iniciar la aventura.

Resulta asombroso que esta modesta embarcación continúe cosechando éxitos a nivel mundial. Solo en nuestro país, contamos con más de 13,208 deportistas federados en 2020. ¿Te sorprendería saber que la Comunidad gallega ostenta el título de poseer la mayor cantidad de licencias de piragüismo en toda España?

Los Primeros Pasos del Piragüismo como Deporte Náutico

La práctica del piragüismo engloba dos tipos de embarcaciones: kayak y canoa. El kayak, de raíces esquimales, antaño construido con un armazón de huesos y cubierto con pieles de animales tratadas para garantizar la estanqueidad, contrasta con la canoa, utilizada por indígenas de América y Oceanía para el transporte de mercancías, fabricada con troncos de árboles vaciados o listones de madera recubiertos de pieles. La distinción clave radica en el sistema de propulsión y la posición del palista; mientras que en la canoa se utiliza una pala de una sola hoja y el deportista puede optar por ir sentado o de rodillas, en el kayak la posición es sentada y se emplea una pala de doble hoja.

La denominación «canoa» aterrizó en el continente europeo a través de los relatos de Cristóbal Colón después de sus travesías por América, donde se topó con esta embarcación larga y estrecha empleada por los indígenas. Posteriormente, Garcilaso de la Vega, en su obra «La Florida del Inca» (1605), se refiere a la piragua como una embarcación abierta elaborada a partir de un tronco vaciado.

El piragüismo como disciplina deportiva echó raíces en la segunda mitad del siglo XIX, vinculado a la figura del escocés John MacGregor. Este abogado construyó un kayak apodado Rob Roy y emprendió una aventura por los ríos de Europa y África, valiéndose de un remo de doble pala. Su popularidad creció, y en los Juegos Olímpicos de 1936, el piragüismo se formalizó como deporte olímpico. En España, la Real Federación Española de Piragüismo no se consolidó hasta 1959, en respuesta a la solicitud de varios clubes para desvincularse de la Federación de Remo.

Piragüismo Deportivo Español

El peso de otras disciplinas deportivas es mucho mayor, sin embargo la historia del piragüismo en España está acompañada de grandes éxitos. ¿Sabías que el piragüismo es el deporte olímpico, tras la vela, que más distinciones ha aportado al medallero español? El gallego David Cal es el máximo medallista olímpico español de todos los tiempos.

En la década de los setenta, el piragüismo español experimentó sus primeros éxitos olímpicos con la destacada actuación del asturiano Herminio Menéndez Rodríguez en Múnich 1972, Montreal 1976, Moscú 1980 y Los Ángeles 1984. La huella de palistas como Marcus Cooper, Rodrigo Germade, David Cal, Saúl Craviotto, Cristian Toro o Teresa Portela ha dejado un legado de dieciséis medallas olímpicas y numerosos trofeos internacionales, compitiendo en igualdad de condiciones con los mejores del mundo.

Diferencias entre Piragüismo y Remo

Como hemos comentado anteriormente, la escisión del piragüismo de la Federación de Remo es relativamente reciente y es que las diferencias entre ambas disciplinas, aunque pocas, son sustanciales.

  • Elementos portantes: En el remo, la pala debe permanecer fija en la embarcación, mientras que en piragüismo está libre.
  • Posición del palista: En piragüismo, el palista va en dirección del movimiento y puede optar por ir sentado o apoyado en una rodilla, a diferencia del remo, donde está sentado de espaldas.
  • Modalidades: En piragüismo, existen aguas tranquilas con carreras, ascensos y descensos, travesías y maratones, así como aguas bravas con slalom, descensos, estilo libre, además de modalidades como Kayak surf, Barco Dragón, Kayak Polo, Kayak adaptado o Piragüismo recreativo. En el remo, se encuentran diversas modalidades según el banco sea móvil o fijo, en diferentes embarcaciones.

Práctica del Piragüismo Deportivo y de Recreo

Disfrutar de este deporte náutico en un entorno privilegiado como es el embalse de Castrelo de Miño (Ourense) es un plan perfecto para el verano. Puedes practicar piragüismo de competición en el Centro de Entrenamiento de Laias, Arnoia y Castrelo CERLAC, o navegar por sus aguas tranquilas en la modalidad del piragüismo recreativo.